jueves, 19 de abril de 2012

Panamá: “En el mundo hay dos presidentes con pasaporte italiano, yo y Berlusconi” decía Ricardo Martinelli

Por FRENADESO

Martinelli temeroso suspendió viaje a México y todo indica que la suspensión a última hora estuvo motivada por el temor de quedar a merced de alguna acción judicial por parte de las autoridades italianas , toda vez que Martinelli posee doble nacionalidad.

Así se jactaba Martinelli en su primer viaje a Italia: “En el mundo hay dos presidentes con pasaporte italiano, yo y Berlusconi” (Il Giornale  septiembre 2009).
 
En aquella ocasión, acompañado de una larga comitiva de familiares, funcionarios, comerciantes y miembros de la Sociedad Italiana, Martinelli conoció a Valter Lavitola, en aquel entonces, hombre de confianza de Silvio Berlusconi.

Todo el mundo sabía quien era Berlusconi y de sus escándalos de corrupción, sin embargo, aún así, Martinelli se empeñó  en fortalecer una relación con el Primer Ministro italiano, sobre quien no escatimó elogios al calificarlo como su mentor político e invitarlo para el primer aniversario de su Gobierno al año siguiente.

En uno de los actos celebrado, “el premier bromeó tras las palabras del presidente de Panamá que había hablado sobre las atracciones y bellezas de su país. "Prepárame otras atracciones.....", dijo el jefe del gobierno italiano dirigiéndose a Martinelli.”.

Berlusconi agradeció al presidente de Panamá por el interés en favor de la empresa Impregilo, la sociedad italiana que participará en la modernización del canal de Panamá.”

Era tanta la emoción de Martinelli en aquel viaje que conoció a Lavitola que dijo: "Yo soy el primer presidente en ser hijo de inmigrantes. Hoy aquí me han recibido como el hijo de esta ciudad. Es una emoción muy fuerte. Cuando nació mi hijo pensé que era el día más feliz de mi vida. Pero hoy en día supera con creces”. Ricardo Martinelli Mascellaro.it.  sept 2009

Hoy Martinelli está enfrentado a las autoridades del país que tanto ama y que lo considera suyo.  Temeroso de que la mano de la justicia italiana lo alcance ahora ataca en un comunicado de la Presidencia a las autoridades de ese país:

“… llama la atención a la República de Panamá que siendo supuestamente el motivo de las investigaciones que se adelantan en Italia, las relaciones entre el señor Valter Lavitola y el ex primer ministro Silvio Berlusconi, las autoridades italianas,  muestren más atención en la relación  del señor Valter Lavitola con autoridades panameñas y en cárceles que nunca se construyeron; en virtud de decisión de nuestro gobierno, debidamente notificada a sus representantes diplomáticos.”

“Rechazamos que por canales informales a las autoridades italianas, buscando desviar la atención de los motivos originales de las investigaciones que se adelantan en ese país, traten de vincular a nuestras autoridades en inexistentes sobornos por inexistentes contratos de construcción de cárceles que nunca se construyeron.”

Los fiscales italianos dicen tener pruebas del cobro de coimas para Martinelli y otros funcionarios a través de su primo Francisco Frankie Martinelli, por un contrato para la construcción de cárceles, negocio que se cayó al conocerse los problemas de Lavitola con la justicia en Italia.

Uno de los primeros logros de Valter Lavitola, quien llegó con Berlusconi a Panamá en junio de 2010, fue la contratación directa por más de 200 millones para la compra de radares, helicópteros y una carta cartográfica a la empresa FINMECCANICA a la que en su momento sirvió el hoy convicto italiano.

Para el cobro de coimas, de esta compra a todas luces con sobre costos, se formalizaron una serie de empresas, entre ellas Agafia S.A., cuya presidenta es Karen Degracia, quien se menciona como amiga sentimental de Lavitola en Panamá.

Según cables internacionales: “Mientras la justicia italiana buscaba a Lavitola por presunta extorsión contra Berlusconi y por "uso indebido" de unos 20 millones de euros de financiación pública para el diario L'Avanti, el periodista y empresario gozaba de "escolta, chófer y coche oficial" en Panamá, aseguró el presidente de Svemark, Mauro Velocci, uno de los testigos del caso, según revela la prensa local.”

Existen intercambios de correos electrónicos de Lavitola con el Secretario de Martinelli, Adolfo de Obario, quien acompañó a Martinelli en los 2 viajes, que confirman esta versión.  Incluso, en uno de esos correos Lavitola le sugiere a De Obarrio una reunión con “El Capo” (Martinelli) para tratar el nombramiento del nuevo Administrador del Canal.

Estos fueron los acompañantes de Martinelli en ese primer viaje:

Delegación Panameña:


Martinelli Ricardo Presidente de la República
Martinelli Marta Primera Dama
Varela Juan Carlos Vicepresidente de la República
Varela Lorena esposa del Vicepresidente
De Lima Frank Viceministro MEF
Tamburelli Giacomo Director del FIS
Amaya de Tamburelli Cristella esposa del Sr. Tamburelli
Méndez Flavio Director de protocolo
Ceballos Geovany Ofic. de protocolo Cancillería
De Obarrio Adolfo asistente del Presidente
Flores Rafael asistente del Vicepresidente
Fraguela Fernando prensa presidencia
Lavitola Arnolfo Presidente de la sociedad italiana
Lavitola Denise esposa del señor Lavitola

Estas personas pagan sus pasajes:

Francolini Romano
Francolini Marisol
Francolini Ricardo
Francolini Iraida
Virzi David
Virzi Gloria
Virzi Felipe
Virzi Ida
Corcione Nicolas
Corcione Giovanna
Martinelli Guido
Giovanelli Marco
Melillo Rocco Dr.
Canavaggio Juan Carlos
Canavaggio Anapatricia
Iovane Maria Teresa
Iovane Dominico
Martinelli Linares Ricardo JR
Martinelli Luis Enrique
Martinelli Linares Carolina
Berrocal de Martinelli Gloria
Martinelli Ivonne
Arango Diego

En el otro viaje, a Isla Cerdeña, en agosto pasado, con vacaciones “todo incluido” gracias a las gestiones de Lavitola estuvieron Martinelli, el empresario Gabriel Btesh, el Ministro de Obras Públicas, Federico Suárez, Adolfo de Obarrio, un miembro de la Corte Suprema de Justicia y sus mujeres o acompañantes.  Visitaron la Villa de Berlusconi centro de varios escándalos del ex Primer Ministro italiano.

¡Nace la Esperanza!


FRENADESO exige una Comisión Independiente e Imparcial para investigar las denuncias de corrupción contra Martinelli.  Nadie cree en la Asamblea de Diputados, la Corte Suprema de Justicia, el Ministerio Público ni el Gobierno.

El poder que le viene otorgando Martinelli a la Policía Nacional, el proceso creciente de militarización, y el llamado Proyecto Moncada, buscan crear una especie de blindaje para asegurarse impunidad en el futuro.

Además, pretende comprar con los recursos del Estado y las coimas las elecciones de 2014, y para ello busca endurecer las ya antidemocráticas reglas electorales y controlar totalmente el Tribunal Electoral.

La corrupción se sostiene con recursos y bienes mal habidos.  Son dinero que se dejan de invertir en resolver las necesidades más sentidas de la población.  Son fondos que ayudarían a salvar vidas, a curar enfermedades, a mejorar la educación, a dotar de agua potable a muchas comunidades, a proteger el ambiente, a asegurar comida barata, vivienda y recreación sana a todos los panameños.  Por eso, este escándalo de corrupción internacional no puede pasar desapercibido.

El pueblo está defraudado de los políticos corruptos y tradicionales.  Asistimos a los últimos estertores de su sistema caduco y podrido a lo que lo llevaron los sucesivos gobiernos.

En medio de este panorama desolador, una nueva alternativa surge de las entrañas mismas del pueblo.  Con el Frente Amplio por la Democracia (FAD), ¡Nace la Esperanza!  Inscríbete y contribuye a crear juntos una Patria para todos.

La relación de Martinelli y Berlusconi, según la prensa italiana

La prensa italiana sigue muy de cerca la relación del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli con el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, con motivo de las presuntos sobornos que recibieron de manos del periodista Valter Lavitola.

Al parecer Lavitola había prometido a varios funcionarios panameños decenas de miles de euros por la construcción de unas cárceles en Italia que finalmente nunca llegaron a realizarse. Esto se enmarca en los pactos que firmaron Italia y Panamá en agosto de 2010 para comprar equipos a las sociedades Selex, Telespazio y Augusta, controladas por estatal italiana de tecnología aeroespacial y de defensa, Finmeccanica.

Hoy el diario italiano La Repubblica, ha publicado las transcripciones entre Lavitola y el director comercial de Finmeccanica, Paolo Pozzesserre, en el que se habla de entregar a Martinelli un helicóptero como anticipo del pago de 30 millones que se había prometido.

Según los medios italianas, ni la entrega del vehículo aéreo ni la de los 30 millones se llevaron a cabo. Al parecer, toda la operación se vino abajo después de que viera a la luz el nombre de Lavítola en el caso de sobornos a Silvio Berlusconi.